¿Es legal el cobro del Ayuntamiento por letreros y rampas?

por | agosto 28, 2016

Estamos acostumbrados al cobro del Ayuntamiento por letreros y rampas, en base a que son usados para publicidad.

 

…Es una doble tributación el cobro por letreros y rampas por parte del Ayuntamiento

Mucho se ha discutido en los círculos académicos sobre la legalidad de dicho cobro por parte del gobierno municipal cuando los mismos son colocados en nuestra propiedad privada, incluyendo paredes y vehículos propio.

Conforme a los reglamentos emitidos por los ayuntamientos del Distrito Nacional, del municipio Santiago y del municipio Puerto Plata, un ciudadano que coloque el nombre de su negocio o cualquier otro elemento publicitario en un vehículo de su propiedad o en una pared externa de su negocio o residencia, pagaría al municipio una suma anual por publicidad, lo que daba lugar al cobro del Ayuntamiento por letreros y rampas.

En tal sentido, el Tribunal Constitucional de la República Dominicana emitió la sentencia TC-0418-15 del 29 de octubre del 2015 que se refiere justamente al cobro del Ayuntamiento por letreros y rampas.

Esta sentencia del Tribunal Constitucional expresa, en resumen, lo siguiente:

  • Se refiere a la diferencia entre “impuesto” y “arbitrio”. El impuesto es un tributo creado por la ley como contribución al presupuesto público donde no existe una contrapartida directa al pago sino un hecho imponible (ejemplo, tener un ingreso mayor del límite exento o ser propietario de un vehículo). El arbitrio es un pago realizado por el ciudadano como contrapartida a un servicio municipal recibido o al uso de bienes del ayuntamiento (ejemplo, pago por la recogida de basura). Los impuestos son establecidos por el Congreso Nacional y los arbitrios por la Sala Capitular de los Ayuntamientos.
  • En el cobro del Ayuntamiento por letreros y rampas colocados en los vehículos privados y propiedades inmobiliarias del ciudadano, el Ayuntamiento no está brindando ningún servicio ni está permitiendo al ciudadano el uso de bienes del Ayuntamiento, por tanto el pago exigido no es una contrapartida a algo ofrecido, suministrado ni permitido por el Ayuntamiento.
  • El cobro por letreros publicitarios en los vehículos privados sería una doble tributación ya que existe el pago del marbete que se corresponde al derecho al tránsito.
  • En el cobro por letreros publicitarios en las propiedades inmobiliarias privadas viola el derecho a la propiedad privada y esta tributación no se corresponde al uso de vías públicas municipales, ya que la ley las define como “caminos o carreteras, plazas, calles, paseos, plazas, parques, aguas, fuentes, canales, puentes y demás obras públicas de aprovechamiento o utilización generales, cuya conservación y vigilancia sean de la competencia del municipio”.
  • Asimismo la publicidad ya se encuentra gravada y regulada por la ley 12-01.
  • Los ayuntamientos del Distrito Nacional, del municipio Santiago y del municipio Puerto Plata han creado, mediante resoluciones, un arbitrio que ha desbordado su naturaleza e implícitamente ha adoptado las características de un impuesto, cuya creación es una prerrogativa exclusiva del Congreso Nacional.
  • Lo referidos reglamentos municipales son violatorios del principio constitucional de razonabilidad de la norma

La sentencia incluye la opinión del Procurador General de la República. El Procurador opina en el sentido de que efectivamente es una doble tributación el cobro por letreros y rampas por parte del Ayuntamiento bajo el por concepto de publicidad cuando los mismos se encuentran en la propiedad privada del ciudadano.

Por su parte, el Ayuntamiento de Santiago argumentó que el cobro no es por el uso de los vehículos o lo inmuebles en los cuales se colocan los letreros y rampas. En cambio explica que el cobro es por el “espacio visual”.

Finalmente, cabe destacar el voto disidente del magistrado Rafael Díaz Filpo.

El juez disidente explica que con el cobro por letreros y rampas por parte del Ayuntamiento no se violentó la Constitución dominicana ni las leyes. Su argumentación se basa en que los ayuntamientos gozan de potestad normativa en cuanto al uso del suelo, tienen la facultad de establecer mecanismos de autorregulación financiera por la vía reglamentaria con la finalidad de alcanzar sus objetivos y con ello el desarrollo sostenido de sus munícipes y localidad. Finalmente, opina que los ayuntamientos pueden imponer tributos a los letreros lumínicos, vallas, letreros con iluminación, publicidad rodante en automóviles, autobuses, camiones y emplazamientos publicitarios, relativo a publicidad exterior, que sean situados en las vías del espacio público, ubicados dentro del perímetro de dichos ayuntamientos.

Si desea una copia de la referida sentencia del Tribunal Constitucional, con gusto se la puedo facilitar si me escriben a Ldiaz@divez.net

Deja un comentario