Sobre testamentos y herederos (Parte 2)

por | agosto 23, 2016

Esta es la parte 2 del tema sobre testamentos y herederos…

Parte 1

Antes de agarrar un lápiz y comenzar a escribir su testamento, hay varios elementos a tomarse en consideración al decidirse por un testamento:

1. La Reserva Legal:

Usted no puede dejarle todos sus bienes al vecino, por muy amable que fuera, si le sobreviven ciertos herederos privilegiados con la regla de la Reserva Legal.

Si usted tiene un hijo, debe reservar 50% de sus bienes para él y el otro 50% disponible para manejarlo como quiera en su testamento. Si tiene dos, solo tiene disponible una tercera parte de sus bienes para testar y si tiene tres o más, puede testar una cuarta parte de su patrimonio. Aplica cuando no hay hijos pero le sobreviven sus padres.  Esta es una garantía legal para protección de los herederos y vale mencionar que tiene ciertas excepciones y combinaciones que van a depender del caso específico de que se trate.

O sea, solo se puede testar la cuota que tenga disponible de su patrimonio, según sea el caso. El testamento da la posibilidad de ser justo, pero sin quitar a los herederos sus derechos. Un testamento da absoluta libertad para favorecer a un hijo más que a otro, siempre y cuando a todos se les respete su reserva legal. De igual modo se puede legar bienes a personas fuera de la familia e incluso instituciones benéficas.

2. Tipos de testamento

No hay excusa para no dejar un testamento, si entiende que es lo que más le conviene a su situación familiar y personal. No es un proceso costoso ni complicado.

Nuestro Código Civil reconoce tres tipos de testamento:

a) El Testamento Auténtico, que es cuando usted va donde dos notarios públicos en presencia de dos testigos y les dicta la distribución que desea de su patrimonio. Estas declaraciones se recogen en un acto que conforma el Testamento Auténtico.

b) El Testamento Místico o Secreto que es cuando usted prepara sus disposiciones por escrito o las dicta a otra persona, lleva este documento cerrado y sellado a un Notario Públioo con presencia de dos testigos y declara que lo contenido allí es su testamento, de todo lo cual el Notario levanta un acta que todos firman.

c) El Testamento Ológrafo es mi favorito. Es aquel enteramente escrito, fechado y firmado por el testador, sin que se requiera ningún tipo de formalidad adicional. Usted lo guarda en su mesita de noche o se lo da a guardar a alguien de confianza. Cuando sobrevenga su fallecimiento, se lleva este papel ante el Juez de Primera Instancia para que se logre su ejecución.

Si usted está en el extranjero, los Cónsules dominicanos tienen calidad para actuar como Notarios. Si está en un crucero y se entiende en peligro inminente, no se preocupe que puede formalizar su testamento ante el Capitán del barco, él tiene autoridad para levantar el acta, solo deben presentarlo a un Cónsul Dominicano en cualquier país.

Si no sabe o no puede firmar, obviamente el Testamento Ológrafo no es para usted. Le hace las declaraciones al Notario, según se indica en los puntos a) y b) y el notario establece en el documento el hecho de que usted no puede o sabe firmar, y por tanto coloca sus huellas digitales en todas las hojas.

También usted puede designar un ejecutor testamentario, que es una persona en quien usted confía la tarea de hacer que se cumpla su testamento, que levante un inventario, que persiga bienes que no estaban en manos del testador al momento de su muerte… en fin, que actúe conforme a la voluntad del testador y se apodere de los bienes mientras se ejecuta el testamento para que los hijos no hagan fiesta y luego se arme la gorda entre ellos (nota: esta persona no puede durar más de un año y un día con este derecho).

Los testamentos solo se pueden revocar mediante otro testamento más reciente, o por declaración en un acto notarial (que viene siendo en el fondo la misma acción).

Es interesante mencionar que existe una sentencia de la Suprema Corte que establece el criterio de que el juez puede ordenar la revocación de un testamento por ingratitud. En ese caso, el concubino que era beneficiario del testamento trató de impedir que los médicos operaran a su mujer y además ya había entrado en una relación con otra mujer (que era más joven que la testatriz, dicho sea de paso). Aquí no fue necesario inscribirse en falsedad contra las declaraciones notariales, sino que el Juez lo ordenó a petición de los hijos, y ya. (Ver Boletín Judicial 825.1452)

En la próxima entrega hablaremos del régimen aplicable cuando no hay un testamento, es decir, cuando usted deja que sea el Código Civil que diga quienes le heredan y lo que les toca.

Deja un comentario