Nuevo reglamento sobre Papel Seguridad del Notariado

Post to Twitter

notario
Muchos nos hemos encontrado con la sorpresa de que el Colegio Dominicano de Notarios ha aprobado un Reglamento sobre el Uso del Papel Notarial de Seguridad mediante el cual, básicamente, se haría obligatorio el uso de un papel particular de seguridad que solo puede adquirise en las oficinas del Colegio Dominicano de Notarios si se está al día con las cuotas anuales de membresía de dicho gremio, con lo cual pretenden restringir la fe pública otorgada por las leyes vigentes a los notarios y la validez de los actos según el tipo de papel usado para el acto.

El reglamento establece que habrán sanciones para el notario que entregue a particulares “la hoja notarial asignada” y que el documento será nulo. Para este fin, las hojas estarán enumeradas y registradas a nombre del notario a quien se les ha entregado, por lo que éste “es responsable de su custodia y uso”.



Las intenciones son excelentes: evitar posibles falsificaciones, suplantaciones, fraudes y alteraciones en los actos.

Papel Seguridad

La base legal para este reglamento es lo que me preocupa. Básicamente están modificando la ley por vía reglamentaria. Y es que el reglamento cita como fundamento legal para su validez los artículos 7 y 9, literal d), de la ley 89-05 pero esos textos legales obviamente se refieren a reglamentos internos del Colegio de Notarios.

El artículo 21 de la ley 301 sobre Notariado en República Dominicano establece las condiciones de forma que deben observarse en los actos notariales. A primera vista es obvio que una modificación de esta magnitud requiere el visado del Congreso Nacional, sin siquiera entrar al análisis de las disposiciones de los artículos 45 y 46 de la Ley 200-04 y del artículo 138 de la Constitución.

Es preocupante que una organización compuesta de abogados no se haya detenido a considerar estos aspectos.



Actualización 20 mayo 2015:
inconst

La vida…

Post to Twitter



La vida es un desafío, afróntalo…

La vida es un don, acéptalo…

La vida es una aventura, ponla a prueba…

La vida es una pena, supérala…

La vida es una tragedia, encárala…

La vida es un deber, cúmplelo…

La vida es un juego, diviértete…

La vida es un misterio, desentráñalo…

La vida es una canción, interprétala…

La vida es una oportunidad, aprovéchala…

La vida es un viaje, efectúalo…

La vida es belleza, alábala…

La vida es una lucha, empréndela…

La vida es una meta, alcánzala…

La vida es un acertijo, resuélvelo…

¿Perdimos nuestra Ciudad Corazón?

Post to Twitter

Dice el Profesor Pedro Julio Jiménez Rojas en su artículo de Acento de hoy que nuestro Santiago de los Caballeros se ha convertido en una ciudad sin recuerdos de sí misma.



Es cierto que estamos sufriendo a consecuencia de la práctica de derribar numerosas edificaciones y viviendas patrimoniales que constituyeron de las más bellas y relevantes tradiciones de nuestra cultura santiaguera, y que la continuación de esta destructiva práctica nos va a dejar huérfanos de recuerdos.

Es tiempo de que paren ya. Recientemente hasta los árboles centenarios de los parques han sido derribados. ¿Por qué se han ensañado con nuestra ciudad?

El centro de la ciudad está cada vez más desfasado y menos atractivo. Un peatonal a lo largo de la calle del sol sería una opción que me parece interesante, con cafés y bancos de sentarse… esquinas para música en vivo por las noches. En resumen, vida por favor para nuestra ciudad que muere lentamente…

¡Amores que curan!

Post to Twitter

El amor puede curar; especialmente el amor puro y verdadero de una mascota.
Me inspiró y me conmovió esta historia que acabo de leer sobre James Wathen, de 73 años de edad, quien permanece ingresado en un hospital ruso, muy débil, casi no podía comer ni hablar. Dijo a una enfermera que su último deseo era volver a ver a su perro Bubba, quien también estaba muy enfermo en un refugio al cual fue llevado tras la hospitalización de James.



Las regulaciones del hospital prohíben animales en el recinto, pero un grupo de enfermeras decidió ir saltarse las normas y juntarlos a ambos en su habitación. Según indican, Bubba también se encontraba en un estado pésimo durante todo ese tiempo.

Finalmente los dos se reunieron. El emotivo vídeo de su reencuentro, grabado por los empleados del refugio, se hizo viral en la Red.

amoresquecuran

“El perro estaba tan triste al principio… Le traíamos envuelto en una manta para niños y estaba temblando. A unos 20 pasos de la habitación de James, subió la cabeza y su ojo empezó a brillar. Parecía otro”, confiesa Smyth. Según ella, con James sucedió lo mismo: solo podía susurrar y las enfermeras tenían que acercar los oídos a su cara para escuchar qué era lo que decía. Pero en cuanto “Bubba” resultó en su cama, empezó a animarse mientras su mascota le lamía la cara y saltaba sobre su cama.

Para la próxima visita tanto el perro como su amo mostraron un “cambio completo” en su estado de salud. “James come, puede sentarse y hablar. No parece el mismo hombre. El perro también come y se siente mucho mejor”, concluyó la enfermera, demostrando efectivamente que el amor todo lo puede y realmente puede curar.

El amor de una mascota es muy especial, puro e incondicional. Cuidemos los animales, son nuestros compañeros en este planeta.

Entre lo político y lo jurídico

Post to Twitter

Hablar de teorías del derecho constitucional en la República Dominicana es hablar, necesariamente, del Dr. Eduardo Jorge Prats; y hoy, mientras leía mi “timeline” de twitter, identifiqué una publicación suya que me provocó un estado reflexivo inesperado en mí.

Así que decidí compartirlo con ustedes, en caso de que no hayan leído su columna del periódico Hoy. Aquí les va:



En defensa del Derecho y su razón
Por EDUARDO JORGE PRATS
24 abril, 2015 2:00 am

Jaime Rodríguez (“Ideas estériles sobre ciertas teorías vulgares”) responde mi artículo intitulado “Duncan Kennedy y la hermenéutica” que, a su vez, alude a un artículo suyo (“Moscoso Segarra y su teleología jurídica”), todos publicados –salvo el mío- en www.elgrillo.do. Rodríguez afirma que, contrario a lo que sostengo respecto a su posición basada en las ideas de Kennedy, él considera que “las sentencias sí dependen –en gran parte- de las normas y su interpretación”, y que lo que él ha explicado en su artículo es sencillamente “cómo esas normas pueden ser interpretadas y aplicadas, en fin, trabajadas, para alcanzar un determinado resultado, de acuerdo a un fin estratégico determinado”.

Es precisamente en este alegato de Rodríguez donde radica nuestro desacuerdo fundamental. Porque Rodríguez, como su fuente de inspiración Duncan Kennedy, no se limita a afirmar una cierta influencia de las ideologías políticas de los juzgadores en el sentido de sus fallos, cosa que todo observador de la actividad jurisdiccional puede constatar y a lo que le dedicó en 1986 Roberto Gil López una magnífica tesis para obtener el grado de Licenciado en Derecho en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra en Santiago de los Caballeros. No. Rodríguez va más allá pues es bien claro cuando afirma que “el problema principal no es de razonamientos jurídicos, sino de identificar el fin político de la decisión y responder a la misma con el mismo carácter político”.

En otras palabras, y como bien ha señalado Kennedy, se constata “la presencia de la ideología en todos los aspectos de la decisión judicial”, lo cual dinamita cualquier posibilidad de fundamentar objetivamente los contenidos jurídicos y reduce el razonamiento de los jueces a una mera elucubración que sirve como disfraz de preferencias claramente ideológicas. Y es que, para quienes siguen a Kennedy, como es el caso de Rodríguez, el elemento ideológico es el determinante central, crucial y decisivo del contenido de las sentencias, por lo que cualquier alegato concerniente a precedentes jurisdiccionales, doctrina, normas o principios es simplemente parte de todo un sistema ilusorio y espurio de ocultamiento de esta determinante ideológica fundamental.

Si a todo lo anterior añadimos el carácter meramente relativo de todas las ideologías que apunta Kennedy, es obvio entonces que la ideología determinante del contenido de las resoluciones jurisdiccionales puede ser cualquiera: liberal, fascista, moderna, comunista, posmoderna. Lo que esto significa, y por eso califico de nihilista y pesimista la tesis de Kennedy, es que frente a un caso jurídico particular, la solución puede ser también cualquiera, no pudiendo argumentarse racionalmente a favor de una u otra, ni tampoco valorarse positiva o negativamente el fallo jurisdiccional adoptado. Es por ello que afirmo que la posición de Kennedy conduce al cierre de la razón en el Derecho ya que no solo hace imposible el debate ético-jurídico, sino que impide, además, justificar las normas, analizar racionalmente las sentencias y, por si lo anterior fuera poco, como ya ha señalado Finnis, identificar el ámbito mismo de lo jurídico y del Derecho.

Pero no solo eso. El problema con Kennedy y su escuela es que no solo piensan que el paradigma liberal es inadecuado -principalmente en su presentación “vulgar” y debido, sobre todo, como explica Rodríguez, a “la fetichizacion que hace de su concepción deontológica del Derecho, su aplicación y la supuesta determinación de su coherencia interna a través del razonamiento jurídico, así como en la depuración puramente imaginaria de mecanismos de implementación del Derecho, como son la interpretación y la argumentación, reduciéndolos a técnicas propias de una acción ‘objetiva’ e ‘imparcial’”- sino que también argumentan que los liberales son inmorales pues tienen “mala fe” en la medida en que construyen un paradigma que esconde la situación real del sistema jurídico y de sus jueces. Así, por solo citar un ejemplo, Rodríguez afirma que “este ocultamiento es el trabajo que dentro de la burocracia profesional-académica privada” le toca a personas como a este columnista, “garantizando así el oligopolio del ‘saber’ a través del cual se configura el sistema de legitimación de los sectores” que representamos.

Contrario a lo sostenido por Rodríguez, afirmo la necesidad de un constitucionalismo crítico, capaz de censurar el Derecho desde el Derecho mismo y revelar que las teorías jurídicas no son insípidas, inodoras e incoloras. Solo este constitucionalismo crítico es capaz de reivindicar la plena justiciabilidad de los derechos sociales; censurar el conservadurismo procesal de un Tribunal Constitucional que afirma que no existe el amparo contra sentencias y que los actos administrativos no son susceptibles de ser atacados mediante la acción directa en inconstitucionalidad; y luchar por un Derecho Constitucional de la lucha contra la pobreza, un Derecho Constitucional de la efectividad de los derechos, como quieren y mandan los artículos 7, 38, 39.3 y 68 de la Constitución. La tarea por lo tanto del constitucionalista es llevar el Derecho a su propia juridicidad constitucional en lugar de disolverlo en la mera facticidad. Solo así el ser político puede acercarse al deber ser jurídico y no viceversa, volviéndose así la norma verdadera normalidad. Como afirma Luigi Ferrajoli, “el pesimismo realista es derrotista y paralizante”, por lo que “el optimismo, en cuanto perspectiva de la transformación posible, debe ser consecuentemente asumido como un principio metodológico de la acción política y antes aun de la filosofía política”. Solo así el Derecho Constitucional puede ser efectivamente el Derecho del Derecho y de los derechos.



style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="2507715297"
data-ad-format="auto">

La bipolaridad no es una moda

Post to Twitter



Al parecer a mucha gente le parece gracioso tildar de “bipolar” a cualquiera que cambia de humor, cambia mucho de opinión o muestra cualquier trastorno del comportamiento.
Me parece triste tanto para los que usan el término de esa manera como para los que realmente sufren de esa enfermedad y son incomprendidos.

A propósito del tema, les comparto parte de un artículo que encontré en la internet denominado “El trastorno bipolar no es como te cuentan en la TV

“El trastorno bipolar es un tipo de enfermedad grave que se da en personas que pasan por estados de ánimo muy intensos y extremos. Hay días en los que se sienten excesivamente eufóricos y con mucha energía, y otros, extremadamente tristes y deprimidos. Estos estados de ánimo les pueden durar una semana o más, y les resulta muy difícil dormir, concentrarse o ir a trabajar debido a estos cambios de ánimo.

“Las personas que padecen un trastorno bipolar experimentan cambios de ánimo muy extremos. En ocasiones, se sienten excesivamente felices, animados y mucho más activos que de costumbre. Esto se llama manía. Y otras veces se sienten supertristes y deprimidos, y están totalmente inactivos. Esto se llama depresión.

“Se ha puesto de moda hablar del trastorno bipolar de modo muy superficial. Desde la Psicología Clínica sabemos que el trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos que podemos experimentar todas las personas. Tener cambios de humor no indica necesariamente que uno padezca un trastorno bipolar. En ocasiones podemos pensar a toda velocidad y muchas veces de manera automatizada. Por ello, nuestras emociones pueden cambiar enormemente. La regulación emocional es una habilidad que aprendemos y que podemos entrenar. No tener dicha destreza no quiere decir que padezcamos un trastorno bipolar.

Los episodios son muy intensos. Las emociones que se sienten son fuertes y aparecen junto con comportamientos extremos tanto de lado depresivo como maníaco.



style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="8659300490">




La vida… ese paréntesis

Post to Twitter



La vida, ese paréntesis
Poema de Mario Benedetti

Cuando el no ser queda en suspenso
Se abre la vida ese paréntesis
Con un vagido universal de hambre

Somos hambrientos desde el vamos
Y lo seremos hasta el vámonos
Después de mucho descubrir
Y brevemente amar y acostumbrarnos
A la fallida eternidad

La vida se clausura en vida
La vida ese paréntesis
También se cierra incurre
En un vagido universal
El último

Y entonces sólo entonces
El no ser sigue para siempre.

…algunos días

Post to Twitter



chair spins

Mi tasa de café de hoy:
“Algunos días, lo mejor de mi trabajo es que mi silla gira…” ^_^



style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="1283822095">

Cálculo del ajuste por inflación

Post to Twitter



style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="8659300490">

Muchas veces escuchamos en los tribunales o cualquier otra fuente donde se reclaman sumas de dinero pagadas en algún tiempo anterior que se solicita que al reembolsarse sean “ajustadas a la inflación”.

¿Qué significa esto realmente? Significa que RD$100,000 en el año 1990 no valen lo mismo que RD$100,000 hoy.

Así, bregando con varios casos donde se discutía el ajuste por inflación de sumas de dinero me di cuenta de que los abogados somos muy malos en matemáticas y quise crear un “Aide Memoire” (en dominicano, una chuleta o un chivo) para tener presente y a la mano la fórmula de cómo ajustar una suma a la inflación; y la quise compartir con ustedes.

La mejor forma es tomar como referencia para indexación la tasa del dólar.

Ejemplo: Determinar el equivalente de RD$15,000 puestos en depósito en el 1998 cuando la tasa del dórar era RD$13 x dólar al 2014 con la tasa del dólar al RD$43 x dólar

Paso 1: Determinar el % de variación:

43 x 100 = 330
13

Vemos que la tasa aumentó en un 330%

Paso 2: Sacarle el % de variación a la suma a ajustar:

330% de 15000 = 49,500

Paso 3: Sumarle a la suma original, la variación obtenida

RD$15,000 + RD$49,500 = RD$64,500

Y así vemos que RD$15,000 de 1998 equivalen a RD$64,500 en el 2014.
…es bueno saberlo.

A propósito de la modificación constitucional y el referéndum aprobatorio

Post to Twitter



style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="1283822095">

La semana pasada me deleité con el excelente artículo de mi amigo y colega Julio César Araujo sobre el muy mencionado tema de la reelección presidencial, la modificación constitucional y el famoso referéndum que tantos mencionan estos días. Julio es miembro del Poder Judicial, asignado al Juzgado de Paz 1ra. Circ. Distrito Nacional.

Me permito a continuación compartir su artículo íntegramente.

MODIFICACIÓN CONSTITUCIONAL: REPOSTULACIÓN PRESIDENCIAL: ¿NECESIDAD DE REFERENDO CONSULTIVO Y REFERENDO APROBATORIO?
Julio Araujo

De la Constitución es mucho lo que se ha escrito, pero tradicionalmente lo que popularmente más se alega es que es un pedazo de papel.

El artículo 267 de la Constitución dispone que “La reforma de la Constitución sólo podrá hacerse en la forma que indica ella misma y no podrá jamás ser suspendida ni anulada por ningún poder o autoridad, ni tampoco por aclamaciones populares.” En ese mismo tenor, el artículo 120 de la norma dispone que son atribuciones de la Asamblea Nacional [reunión conjunta de ambas cámaras legislativas] “Conocer y decidir sobre las reformas constitucionales, actuando en este caso, como Asamblea Nacional Revisora.” Por último, el artículo 271 dispone que “Para resolver acerca de la reforma propuesta, la Asamblea Nacional Revisora se reunirá… Una vez votada y proclamada la reforma por la Asamblea Nacional Revisora, la Constitución será publicada íntegramente con los textos reformados.”

Del texto citado con anterioridad se interpreta que en la Constitución prevé a la Asamblea Nacional Revisora como único mecanismo de reforma constitucional, integrada por los legisladores electos democráticamente por el pueblo en elecciones libres y generales realizadas de manera pública el tercer domingo del mes de mayo de cada cuatro años. Es oportuno indicar que cuando se reúne la Asamblea Nacional, en funciones de Asamblea Nacional Revisora de la Constitución, sus integrantes no actúan como legisladores ordinarios u orgánicos, sino como asambleístas delegatorios del Poder Originario otorgado por el pueblo, para que en su representación, decidan los textos que deben reformarse.

Algunos juristas y legisladores han considerado que para democratizar la reforma constitucional es vital la realización de un referendo consultivo, es decir, una consulta popular al pueblo para que antes de que el Congreso Nacional vote la Ley Orgánica que declare la necesidad de reforma el pueblo emita su parecer sobre si considera necesario reformar la Carta Magna. En esa tesitura, es oportuno indicar que el referendo consultivo previsto en el artículo 210 de la norma sólo tiene tres condiciones: a) no se puede realizar para aprobar o revocar el mandato de una autoridad electa o designada; b) antes de su realización se necesita de una Ley que determinará la metodología para su realización; c) su resultado debe validarse por las dos terceras partes de los presentes en cada cámara.

Desde esa perspectiva, el referendo consultivo o consulta popular puede realizársele al pueblo para que se exprese en relación a si desea o no que se reforme o modifique la constitución. Sin embargo, esa consulta popular no es obligatoria para legitimar la votación de la Ley que declare la necesidad de la reforma, ni para legitimar la convocatoria de la Asamblea Nacional Revisora porque la Constitución no lo prevé para este tipo de casos, dejándolo a la apreciación del poder político. Ahora bien, en la hipótesis de que en el referendo consultivo realizado bajo los requisitos apuntados el pueblo decida que no es viable modificar o reformar la Constitución esa decisión se le impone a los legisladores de conformidad con los artículos 2 y 22.2 de la norma. En igual sentido, si el pueblo decide que procede la reforma será obligatorio que dicte la Ley Orgánica que declare la necesidad de la reforma y que se reúna la Asamblea Nacional Revisora.

Ahora bien, si bien es cierto que el pueblo ha delegado en los asambleístas el poder constituyente, no es menos cierto que la propia Carta Magna dispone que cuando la reforma constitucional verse sobre ciertas materias de gran relevancia es necesario que esa decisión sea aprobada por el pueblo para dotarla de una mayor y profunda legitimidad democrática. En este sentido, el artículo 272 de la Constitución dispone que “Cuando la reforma verse sobre derechos, garantías fundamentales y deberes, el ordenamiento territorial y municipal, el régimen de nacionalidad, ciudadanía y extranjería, el régimen de la moneda, y sobre los procedimientos de reforma instituidos en esta Constitución, requerirá de la ratificación de la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas con derecho electoral, en referendo aprobatorio convocado al efecto por la Junta Central Electoral, una vez votada y aprobada por la Asamblea Nacional Revisora.

Con esta disposición constitucional se democratiza aún más el poder constituyente, ya que los asambleístas gozan de este de manera constituida o instituida precisamente por el pueblo al elegirlos democráticamente, no es menos cierto que en ciertos casos de especial relevancia la propia Carta Magna considera que es el pueblo que debe ratificar esa decisión, ya que de él es que emanan todos los poderes y por consiguiente los derechos y deberes que éstos impongan deben contar con su anuencia y aprobación. Es oportuno indicar que el referendo aprobatorio del artículo 272 de la Constitución se diferencia del referendo consultivo previsto en el artículo 210 en que la norma no exige éste último para la validez y legitimidad de la modificación o reforma constitucional, a diferencia del referendo aprobatorio que debe realizarse únicamente en los casos expresamente señalados por la norma, es decir, que cuando la reforma incluya uno o más de los casos allí fijados la modificación o reforma aprobada por la Asamblea Nacional Revisora no es definitiva, puesto que debe ratificarla mediante el referendo organizado por la Junta Central Electoral.

Sin embargo, a diferencia del referendo consultivo no es necesario una Ley previa que indica la metodología en la que se realizará este referendo aprobatorio ya que sus requisitos está claramente fijados en el párrafo II del artículo 272 exigiéndose solamente que voten por lo menos el 30% de los ciudadanos que integran el Registro Electoral y que la decisión definitiva [SI o NO] se obtenga a partir de la más de la mitad de los votos válidos emitidos. También, no es necesario que el resultado obtenido sea validado por los asambleístas, como sucede con el referendo consultivo donde se necesita que las 2/3 parte de los presentes en ambas cámaras lo ratifiquen.

En definitiva, considero que la Constitución no es un pedazo de papel como una vez dijo el Dr. Joaquín Balaguer. En la mano de cada ciudadano está el deber de hacerla efectiva mediante los mecanismos de protección y tutela. En esa tesitura, la reforma constitucional proclamada en el año 2010 ha democratizado los mecanismos de reforma constitucional existentes en textos anteriores. Si bien sólo se reconoce la facultad a la Asamblea Nacional Revisora para valorar y decidir la pertinencia de la reforma constitucional, no es menos cierto que la inclusión de las figuras del referendo ha democratizado este procedimiento. En esa tesitura, pese a que el referendo consultivo o consulta popular no es necesario, ni obligatorio para validar la Ley orgánica que declara la necesidad de reformar la Constitución, ni para legitimar la convocatoria y la reunión de la Asamblea Nacional Revisora, sí es aconsejable que previo al inicio de este procedimiento el pueblo se refiera para así evitar costos económicos innecesarios.

En relación a la inclusión del referendo aprobatorio como mecanismo de democratización para las modificaciones constitucionales aprobadas por la Asamblea Nacional Revisora consideramos que ha sido una medida de gran pertinencia que ha dotado de legitimidad y democracia pura las modificaciones constitucionales, ya que en determinada materias de gran relevancia como las previstas en el artículo 272 de la Constitución se ha condicionado la validez de la modificación a que por lo menos un 30% de los ciudadanos inscritos en el Registro Electoral de la Junta Central Electoral sean consultados al respecto y que más de la mitad de éstos aprueben esa medida.

Empero, para democratizar aún más las modificaciones aprobadas por la Asamblea Nacional Revisora entiendo que en una próxima reforma constitucional debe modificarse el artículo 272 de la Constitución e incluirse dentro de las materias que requieren la ratificación por referendo aprobatorio las modificaciones que versen sobre el sistema político electoral y sobre las instituciones políticas propiamente dichas, disposición que permitirá que una eventual modificación a la extensión del período electoral del presidente de la República [repostulación], o del aumento del período presidencial de 4 años a 6 años o más, así como lo concerniente a la unificación del Congreso Nacional en un organismo unicameral sea decidido por el pueblo, ya que son temas esenciales de la vida democrática del país.

Desde esa perspectiva, considero que la modificación constitucional que eventualmente se realice y eventualmente permita la repostulación presidencial consecutiva bajo cualquier modalidad, NO necesita ni de un referendo consultivo porque constitucionalmente [arr. 210] esta figura no es obligatoria para una reforma constitucional, ni tampoco de un referendo aprobatorio porque este tipo de materia [sistema político] no es obligatorio ratificarla mediante ésta figura, por no incluir el artículo 272 las modificaciones al sistema político, ni a las instituciones políticas, ni la reglamentación del Poder Ejecutivo como materias que una vez aprobadas por la Asamblea Nacional Revisora deban ser ratificadas mediante un referendo aprobatorio.



style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="7278468899"
data-ad-format="auto">

Becas y recursos educativos disponibles

Post to Twitter



Existen varios programas de becas y muchos recursos disponibles gratuitamente para la educación continuada de los dominicanos.

Algunos programas los ofrece el gobierno, como es el caso de las becas que hace disponible el Ministerio de Educación, otras por vía de entidades privadas o fundaciones como es el caso de la Fundación Universitaria Iberoamericana (FUNIBER) que se caracteriza por mantener una bolsa de ofertas muy interesante aunque por lo general no son becas completas. Ahora bien, las becas del Ministerio de Educación por lo regular son publicadas con muy poco tiempo de antelación por lo que hay que estar muy atentos.

También la Organización de Estados Americanos (OEA) tiene un Programa de Becas Académicas que otorga cada año becas para maestrías, doctorados o investigación de postgrado conducente a un título universitario.

La página http://www.bachillere.com/ publica muchas ofertas de diferentes fuentes, es una buena herramienta para estar enterados.

En lo que respecta a recursos educativos gratuitos, me encanta acceder a los cursos que ofrece el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aparte, por supuesto, de las fuentes populares conocidas como Coursera, CourseBuffet y muchos otros similares a Coursera.

En fin, hay que aprovechar todo lo que el internet pone a nuestra disposición, principalmente los recursos gratuitos.

Recordemos que el conocimiento es poder.

Si conocer alguna fuente gratuita de educación continuada, no dudes en compartirla en los comentarios.

 

 

 



style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="1283822095">

El vaso de agua

Post to Twitter

Una psicóloga instruía a un grupo en la universidad sobe manejo de estrés. Mientras sostenía un vaso de agua, todos esperaban que se les preguntaría si lo consideraban “medio lleno o medio vacío”. Sin embargo, con una sonrisa en el rostro, ella les preguntó: “¿Qué tan pesado es este vaso de agua?”

Las respuestas ofrecidas variaron entre 8 oz. y 20 oz.



Ella les explicó: “El peso absoluto no importa. Lo pesado del vaso va a depender de por cuanto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo por un minuto, no hay ningún problema. Si lo sostengo por una hora, me dolerá el brazo. Si lo sostengo por todo un día, mi brazo se sentirá adormido y paralizado. En cada caso, el peso del vaso no cambia, pero mientras más tiempo lo sostengo se sentirá más pesado”. 

Luego continuó diciendo: “El estrés y las preocupaciones de la vida son como este vaso de agua. Piensa en ellos por un rato y no pasa nada. Piensa en ellos por más tiempo y éstos empiezan a afectarte y a hacerte daño. Y si piensas en ellos todo el día, empezarás a sentirte paralizado; incapaz de hacer ninguna otra cosa”.
Recordemos bajar el vaso.



style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="4656090893">

Y tú ¿compras en línea?

Post to Twitter

Benefíciate de las ventajas de las compras online sin poner en peligro tu seguridad

 

Las compras online ya han dejado de ser una opción exótica para pasar a ser una opción habitual para muchas personas que encuentran las compras en la red como una opción más de Internet para hacernos la vida más fácil. Da igual lo que queramos comprar, pues en Internet tenemos de todo sin importar donde estemos, ya que es fácil hallar desde autos de segunda mano hasta casas en venta o una simple silla para la cocina; todo está en la red, más cerca de lo que pensamos y de la forma más sencilla. Lo primero que llama la atención de las compras online es su comodidad, pues podemos estar con nuestro smartphone en un tren o autobús un lunes por la mañana o la madrugada de un viernes con nuestra computadora en casa y comprar lo que queramos, sin importar horarios o localizaciones. A esto se le suma la ventaja de los precios, ya que por regla general las tiendas virtuales suelen ser más baratas al tener menos gastos, simplemente un almacén para mercadería y una computadora para gestionar las ventas. Así que ya queramos algo de nuestra ciudad o de la otra punto del mundo, la red es nuestro mejor centro comercial.

 

Sin embargo, no podemos olvidar que el Internet no deja de ser un medio relativamente nuevo y joven, por lo que muchas personas se pueden sentir algo incómodas de utilizar su dinero real en la red. Estas preocupaciones son más que comprensibles, pues siempre es aconsejable estar sobre aviso cuando hablamos de nuestro dinero, aunque realmente las compras online pueden presentar los mismos peligros que una compra por teléfono o catálogo. Sin embargo, siempre es bueno estar atentos y conocer las particularidades de las compras online, pues todo lo que aumente nuestra seguridad en la red siempre será bien recibido. He aquí algunas sugerencias:

  • Cuida tus datos personales. En Internet nos identificamos mediante información, como una contraseña o nuestro número de tarjeta o cuenta bancaria, datos con los que cualquiera puede comprar haciéndose pasar por nosotros. Así que lo mejor es guardar dicha información en secreto, no dándosela a nadie y de ser posible usándolo sólo en nuestros equipos personales. Es por esto que resulta más juicioso pagar a través de un intermediario como Paypal, que te garantiza la seguridad de tu información financiera, en vez de suministrar directamente tu información bancaria al proveedor.
  • Cuidado con los ladrones digitales. En la red podemos encontrar delincuentes capaces de colarse en nuestra computadora o los servidores de una web para robar datos bancarios e información delicada. Para evitarlos basta con comprar sólo en páginas cuya dirección comience por “https://” y no descargar o instalar archivos que no tengan toda nuestra confianza.
  • Evita malentendidos. En las tiendas virtuales no vas a tener a un dependiente dispuesto a solucionar todas tus dudas, y aunque algunas tiendas virtuales ofrecen asesoramiento por chat aún no es lo más común. Así que antes de pagar lee con mucha atención la letra pequeña, tanto de las características del producto como de las condiciones de compra, envío, garantía y devolución. Si la información está en un idioma que no manejas bien, no confíes al 100% en las traducciones automáticas; es mejor pedir ayuda a un ser humano capaz de interpretar con menos riesgos de malinterpertación.
  • Infórmate bien. Busca opiniones e información extra. Lo más positivo de las compras online es que podemos encontrar enormes cantidades de información en la red, tanto reseñas de tiendas virtuales o productos como testimonios de compradores, con los que podrás conocer de primera mano y de forma objetiva el funcionamiento y trato de dichos comercios. Antes de comprar infórmate de su funcionamiento más allá de la publicidad.

En resumen, estar bien informados y tomar todas las precauciones son las claves para para un comprador en línea exitoso y satisfecho.



style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-2906603218037126"
data-ad-slot="1283822095">

A propósito de productividad

Post to Twitter

Hablando de productividad, resulta inmensamente productivo en todos los aspectos de nuestras vidas si logramos evitar sucumbir a los siguientes malos hábitos, o al menos agregar estos temas a nuestra lista de cosas por NO hacer:

1. Revisar el teléfono mientras se conversa presencialmente con una persona.

Lo he hecho mil veces y ustedes también lo han hecho.  Incluso hemos usado el pretexto de “Oh, ¿fue ese tu teléfono [que sonó/vibró]? ¿No? Ah, pues debe ser el mío… deja ver”. También hemos usado el truco de mirar sutilmente hacia abajo y gestionar el teclado como si estuviésemos copiando en un examen de secundaria. Es posible que ni siquiera nos hayamos disculpado con nuestro interlocutor para responder un mensaje de texto o mensajería instantánea, simplemente dejamos la oración por mitad y nos distrajimos en nuestras actividades y conversaciones virtuales. No se atrevan a negarlo; todos lo hemos hecho.

Ahora, por favor, dejemos de hacerlo. Dejemos de revisar el teléfono cuando estamos sosteniendo una conversación en tiempo real con otra persona. Es una muestra de falta de respeto, buenas maneras y consideración.

2. Realizar múltiples tareas durante una reunión.

La manera más fácil de demostrar ser la persona más inteligente de la reunión es ser la persona que presta más atención a lo que sucede.

Te sorprenderás de lo que puedes absorber, no solo sobre el tema tratado sino sobre las personas, cuando dejas de realizar múltiples tareas y empiezas a poner atención. Es la única forma en que podrás detectar puntos de agendas escondidos y oportunidades.

3. Usa múltiples notificaciones.

No necesitamos ver cada email en el instante en que llega, salvo ocasiones especiales en que estamos esperando algo con cierta urgencia o prioridad. Igual aplica para los mensajes de texto. Y los twits. Y todas las demás cuentas con notificaciones que nos bombardean todo el día y la noche.

Sería genial si pudiésemos establecer diferentes notificaciones dependiendo de la prioridad del momento. Algunos teléfonos inteligentes te permiten agrupar las diferentes configuraciones en “perfiles” a los que puedes nombrar (ej.: Casa, cuando puedes tener todas las notificaciones al rojo vivo; Trabajo, cuando quieres recibir notificaciones solo de trabajo; Reunión, cuando no quieres ser interrumpido; y así por el estilo).

Todos ellos pueden esperar. Lo que estás haciendo en ese momento o la persona con quien conversas no deberían ser constante e irrespetuosamente interrumpidos, si los consideras importantes y prioritarios en ese momento,.

8. No digas “sí” cuando realmente quieres decir “no.”

Negarte a hacer un favor o a colaborar con algún colega, vecino, cliente, amigo o familiar es muy difícil y nos hace sentir incómodos. Pero decir que sí y luego hacerlo de mala gana o quedar mal es peor.

Cuando dices que no, al menos solo te sentirás mal por un rato. Cuando dices que sí a algo que no quieres o no puedes hacer, te sentirás mal por mucho más tiempo y el sentimiento será más destructivo.